Los Abogados de Accidentes de GJEL han sido honrados de nuevo por la inclusión en la edición de 2009 de Los Mejores Abogados en América. A continuación sigue la noticia de primera plana acerca de GJEL tomada de la Edición de Verano 2009 de la  revista Los Mejores Abogados de San Francisco.

La Lucha Muy Bien Publicada de Gillin, Jacobson, Ellis y Larsen Contra las Cirugías Cardiacas Innecesarias

Hace algunos años en la ciudad de Redding en el norte de California, un número inusualmente alto de residentes fueron aconsejados por doctores en un hospital local a someterse a una cirugía cardiaca mayor, incluso cirugía para reconstruir dos o tres vasos sanguinos. Cientos de pacientes tomaron los consejos de los doctores y se sometieron a la cirugía—y muchos terminaron con serios problemas médicos. Rumores comenzaron a circular acerca de los doctores y del Centro Médico Redding, donde tomaron lugar las cirugías.  ¿Eran necesarias estas cirugías? ¿O fueron presionadas por la corporación propietaria del hospital, Tenet Healthcare Corporation, para incrementar sus ganancias?

Avisados por un sacerdote Católico, quien estuvo a punto de recibir la cirugía antes de descubrir que su corazón estaba completamente sano, el FBI lanzó una investigación de tres años que culminó en una redada del Centro Médico Redding por agentes federales.  Lo que resultó fue una serie de acciones legales en contra de Tenet y sus administradores principales por parte de varios grupos, incluyendo la Comisión de Seguridades e Intercambio (SEC, por sus cifras en ingles) y Departamento de Justicia de los Estados Unidos.  En el 2003, Tenet acepto pagar una multa de 54 millones de dólares por cargos de fraude de necesidad médica; es decir, que le cobró al gobierno por cirugías no necesarias. Tenet no admitió el haber cometido un delito, y la resolución se adelanto a cualquier cargo civil o criminal contra Tenet por parte del gobierno federal. Tenet también vendió el hospital que desde entonces ha sido renombrado. Según el New York Times, fue el acuerdo legal más grande en la historia por un caso de ese tipo.

Como uno de los casos más grandes de fraude  médico en la historia de los Estados Unidos, la investigación de Tenet apareció en el noticiero de CBS 60 Minutes en el 2003, y también fue detallada en el libro Coronary: A True Story of Medicine Gone Awry (Coronario: Una Historia Verdadera de Medicina Ida por Mal Camino), escrito por un ex escritor y reportero del New York Times, Stephen Klaidman. Ultimadamente, un sin número de oficiales empresarios dejaron  Tenet, que habría sido la segunda mayor empresa  de salud que cotizada en la bolsa del país. Además a las acciones del gobierno, demandas civiles por firmas privadas de abogados fueron una parte clave en lucha contra Tenet, ya que cientos de pacientes presentaron cargos reclamando que recibieron cirugías cardiacas innecesarias a fin de que la empresa se enriqueciera.

Para la firma de abogados de lesiones personales Gillin Jacobson Ellis y Larsen en Orinda, California, su parte en el caso de Tenet marcó nuevas alturas en sus 25 años de historia ayudando a demandantes seriamente heridos.  La firma representó a 186 personas que afirmaban haber recibido cirugía cardiaca innecesaria en el Centro Médico Redding. En total 800 personas demandaron a la empresa, con otras tres firmas representando a la mayoría del resto de los pacientes.

La mayoría de las demandas civiles hicieron la misma petición.  “Resultó que estaban haciendo reconstrucciones de vasos innecesarias. Se les fue arruinada la salud a cientos de personas, y mucho gente murió,” dice Andrew R. Gillin, une de los socios fundadores de la firma.  “Estaba haciendo lo doble o triple del número de operaciones cardiacas de lo normal”, dice él, pero al inicio nadie noto nada malo. “Redding es una comunidad relativamente pobre y rural. Quizás eso es parte de la razón por la cual la gente no cuestionaba estas cirugías  tanto como lo hubieran hecho en una zona metropolitana.”

La litigación civil continuó por alrededor de tres años antes de resolverse 60 días antes de que iniciara el juicio. La firma Gillin obtuvo un acuerdo de $111,7 millones para sus 186 clientes, mientras que las firmas de otros demandantes también llegaron a acuerdos similarmente enormes (Los casos no eran de demanda colectiva sino que permanecieron como demandas individuales contra de Tenet).

No era la primera vez que la firma Gillin estuvo involucrada en un caso involucrando las políticas públicas y los derechos del consumidor. En Mayo del 2002, el socio Luke Ellis fue uno de los negociadores principales en un acuerdo de mil millones de dólares en contra de un fabricante de aparatos médicos en nombre de 3.500 personas que necesitaban reemplazo de caderas defectuosas. En otro caso que ayudó a aumentar los procedimientos de seguridad en la industria de gas natural, Ellis obtuvo $10,65 millones para la familia de un trabajador de tuberías quien murió en una explosión. “Sea pequeña o grande la cantidad, nuestra meta es obtener justicia para los que la merecen y elevar el estándar de responsabilidad corporativa,” dice Ellis.

Desde que la firma Gillin fue creada en el 1972, ha obtenido muchas recompensas, pero el caso  Tenet sale a relucir. “Estamos muy orgullosos de ese,” dice Gillin, quien como los otros seis abogados, miembros de la firma, empezó su carrera legal como abogado de servicio público ayudando a gente de bajos recursos con necesidades, y ve su actual enfoque como una extensión de esos labores. “Es ciertamente unos de los casos más gratificantes que hemos hecho.”