La ley federal sobre conducción distraída se paraliza por los "derechos de los estados" 1Dejando a un lado las llamadas a revisión de Toyota, el debate sobre la conducción distraída ha sido el tema de consumo más acuciante del mes. En los últimos años, ocho estados han prohibido el uso de teléfonos móviles mientras se conduce, y los peligros de tales acciones han sido bien documentados en los principales medios de comunicación. Por ejemplo, los anuncios de este martes de los premios Pulitzer honraron a dos New York Times artículos que exponen los graves riesgos de enviar mensajes de texto, teclear y hablar en el coche. En su blog, el Secretario de Transportes, Ray Lahood, aplaudió estos artículos, además de programas de televisión como "Modern Family", "The Office" y "Glee", que han promovido temas contra la conducción distraída, la principal causa de muerte entre los adolescentes.

Aunque esta publicidad contribuye al objetivo de Lahood de erradicar la conducción distraída, la legislación nacional contra esta práctica sigue estancada en el Congreso.

StreetsBlog informa de que este jueves, el republicano de mayor rango en el comité de medio ambiente del Senado, Jim Inhofe (R-OK), anunció su oposición a un proyecto de ley que retendría fondos federales a los estados que no aceptasen limitaciones a la conducción distraída. "A lo que me opongo es a que se imponga a todos los estados una solución única de Washington... que retenga fondos para autopistas a los estados que no promulguen leyes específicas", declaró.

Aprovechar los fondos federales para promover la seguridad vial no es nada nuevo. Esta práctica se utiliza actualmente, por ejemplo, para hacer cumplir las leyes sobre el cinturón de seguridad, la conducción bajo los efectos del alcohol y la edad mínima para beber. Pero aunque la conducción distraída provocó la muerte de casi 600.000 personas solo en 2009, algunos legisladores afirman que se encuentra en un nivel diferente al de la conducción bajo los efectos del alcohol y que imponer regulaciones a escala nacional violaría los derechos de los estados.

Pero tanto si se es partidario de un gobierno grande como de uno pequeño, las leyes contra la conducción distraída ya han demostrado su eficacia allí donde se han aplicado. En los seis primeros meses después de que California prohibiera la conducción distraída, por ejemplo, los accidentes relacionados con el teléfono móvil descendieron más de un cincuenta por ciento en comparación con los seis meses anteriores. El programa ha tenido tanto éxito que los legisladores californianos esperan aumentar las multas por infracción este mismo año. La semana pasada, el Departamento de Transporte destinó 600.000 dólares a programas de prueba en Connecticut y Nueva York para comprobar la eficacia de la represión de la conducción distraída. En sólo una semana, los agentes de policía pusieron 900 multas sólo en Siracusa (Nueva York).

Para aprobar una ley federal sobre conducción distraída, está claro que los defensores acérrimos y los detractores tendrán que llegar a un compromiso. Una opción es un proyecto de ley copatrocinado por la republicana de Texas Kay Bailey Hutchison, que concedería subvenciones federales como incentivos a cualquier estado que aplicara normativas sobre telefonía móvil. De ese modo, los estados podrían imponer las leyes y recibir el beneficio financiero, evitando al mismo tiempo el quebradero de cabeza de los derechos de los estados. "No creo que debamos meternos en los derechos de los estados", dijo Hutchison. Los demócratas han prometido aprobar una ley de transporte este año, así que no tendremos que esperar mucho para ver el resultado final.

Crédito de la foto: poka0059 (Creative Commons)

Foto del autor

Andy Gillin se licenció en la Universidad de California en Berkeley y se licenció en Derecho en la Universidad de Chicago. Es el socio gerente de GJEL Accident Attorneys y ha escrito y dado conferencias en el campo de la ley de lesiones personales de los demandantes para numerosas organizaciones. Andy es un abogado de homicidio culposo muy reconocido en California.