Recientemente hemos presentado algunos de los intentos más absurdos de reproducir el procedimiento judicial en los dramas más inverosímiles. Desde "Chicago" hasta "Milagro en la calle 34", quedó claro que los guionistas de cine se sienten cómodos amañando los hechos y las realidades cuando se trata de contar una historia convincente.

No es sorprendente que lo mismo ocurra con las comedias jurídicas... hasta un punto aún más extravagante. Pero como las comedias no suelen estar atadas por el realismo o la atención al detalle, las libertades que se toman las películas descritas a continuación son quizás más perdonables que las que se toman en los dramas judiciales. Eche un vistazo a nuestra lista y díganos qué se nos ha escapado en los comentarios.

En GJEL queríamos ponerle al día al respecto e incluir un par de escenarios más... singulares en las comedias jurídicas. Estos escenarios suelen rozar la encrucijada de lo irreal y lo fantástico.

Estos escenarios pueden darse y se dan, pero no en la vida real muy a menudo por muchas razones. Así que, teniendo esto en cuenta, dado que las comedias normalmente no se rigen por el realismo o la atención al detalle, las libertades que se toman las películas descritas a continuación son quizás más perdonables que los dramas sobre la industria legal. Eche un vistazo a nuestra lista y díganos qué se nos ha escapado en los comentarios.


Legalmente rubia

Las comedias judiciales más inverosímiles 1
Elle Woods (Reese Witherspoon) abandona su especialización en moda y merchandising y se matricula en la Facultad de Derecho de Harvard para seguir a su ex novio. Con la ayuda de un vídeo de solicitud, el comité de admisiones acepta a Woods bajo el pretexto de la "diversidad", pero en realidad porque está buena. Woods destaca en Harvard en parte porque es más lista de lo que nadie espera, y también porque está buena.

Elle acaba aceptando unas prácticas con un profesor y trabaja en un caso de alto perfil con su ex y la nueva novia de éste. Elle brilla en la sala del tribunal basándose en lo que mejor sabe hacer: moda y personas. Los demandantes alegan que la clienta de Elle, una instructora de fitness, asesinó a su marido tras tener una aventura con el chico de la cabaña de la casa.

Pero cuando él elogia el estilo de los zapatos de Elle, ella deduce que es homosexual (hay otros indicios) y que no podría haber tenido una aventura con la acusada. Elle utiliza la misma técnica más tarde para desacreditar la afirmación de la demandante de que se estaba duchando en el momento del asesinato, lo que Elle señala que habría arruinado su permanente. En general, la película hace que uno se pregunte por qué no se enseña moda en la facultad de Derecho.


Mi primo Vinny

Las comedias judiciales más inverosímiles 2

Los neoyorquinos Billy Gambini y Stan Rothenstein conducen por el sur cuando paran en una tienda y se olvidan de pagar una lata de atún. Poco después de salir, dos hombres que coinciden con su descripción atracan la tienda y asesinan al dependiente. Cuando son detenidos por la policía estatal en la carretera, Billy y Stan admiten haber robado el atún, sin saber que están admitiendo un asesinato.

Billy se ve obligado a contar con la representación de su primo Vinny Gambini (Joe Pesci), un abogado de Brooklyn especializado en lesiones personales sin experiencia en juicios que aprobó el examen de abogacía en su séptimo intento en siete años. En cuanto a la precisión, la gracia salvadora de esta película es el hecho de que Vinny no tiene ni idea de lo que está haciendo, lo que explica su falta de respeto por el juez y el procedimiento del juicio. La escena final del juicio es menos perdonable, ya que Vinnie llama al estrado a su novia Mona Lisa Vito (Marissa Tomei), experta en automóviles de toda la vida, para desacreditar la afirmación del FBI de que el coche de Billy y Stan fue el vehículo de la huida.

Ella testifica que aunque los dos vehículos eran diferentes, las marcas de neumáticos en la escena muestran que no pudo haber sido el Buick Skylark de Billy debido a la "¡positracción!".


Un pez llamado Wanda

Las comedias judiciales más inverosímiles 3

El abogado británico Archie Leach (John Cleese) cae en la vida del crimen un tanto por accidente. Hasta que conoce a Wanda Gershwitz (Jamie Lee Curtis), vive una vida aburrida con una carrera legal semiexitosa.

Tratando de traicionar a su compañero de fechorías George Thomason, Wanda intenta seducir a su abogado (Leach). Aunque nunca tienen sexo, Leach está claramente enamorado y baja la guardia lo suficiente como para que Gershwitz confunda su línea de interrogatorio en el tribunal e incluso la llame "cariño". Esto desencadena una pelea masiva en el tribunal cuando George ataca a Archie, cuya mujer decide más tarde divorciarse. Sin matrimonio ni carrera que le sostengan, Archie decide huir a Sudamérica con Wanda, donde podrán vivir del dinero de las joyas robadas.


Crueldad intolerable

Las comedias judiciales más inverosímiles 4

Es increíble que esta comedia legal de 2003 de Joel y Ethan Coen contara con el trabajo de 6 ganadores del Oscar, incluidos los Coen, George Clooney, Catherine Zeta Jones, Geoffrey Rush y Billy Bob Thornton. El personaje de Zeta-Jones, Marylin Rexroth, es una especie de Hello Dolly moderna, centrada únicamente en encontrar hombres ricos con los que casarse y de los que divorciarse más tarde para conseguir su fortuna.

Tiene éxito con Rex Rexroth hasta que éste contrata al mejor abogado de divorcios de Los Ángeles, Miles Massey (George Clooney), que consigue que su cliente salga libre sin tener que pagar un céntimo, a pesar de las pruebas en vídeo de que tuvo repetidas aventuras. Massey disfruta de la victoria, pero queda claramente prendado de la señorita Rexroth y mantiene un flechazo durante años. Esto cambia cuando un recién divorciado y aparentemente asquerosamente rico Rexroth (divorcio diferente) se acerca a Massey y le devuelve el afecto. Los dos acuerdan casarse, protegidos por un acuerdo prenupcial Massy, el mejor y más indestructible acuerdo prenupcial que existe. En un arrebato de pasión, Massey deja que Rexroth rompa el acuerdo prenupcial, creyendo que ella es más rica que él.

Massey se entera más tarde de que el segundo matrimonio de Rexroth fue una farsa y que ella no vale nada, lo que significa que ahora puede quedarse con la mitad de la fortuna de Massey.


Mentiroso Mentiroso

Las comedias judiciales más inverosímiles 5

Un abogado centrado en su carrera es físicamente incapaz de decir mentiras debido a un deseo que su hijo le pidió en su fiesta de cumpleaños. Sólo la premisa de esta comedia de Jim Carrey de 1997 ya la designa como completamente increíble. Se vuelve más absurda a medida que Carrey se da cuenta poco a poco de que no puede mentir por circunstancias desafortunadas como decirle a su jefe/amante que ha "tenido mejor" sexo.

Pero la escena culminante del juicio es una farsa del procedimiento legal. Para ganar un caso de divorcio, Carrey ha aconsejado a su principal testigo que cometa perjurio. Pero, incapaz de decir mentiras, Carrey tampoco es capaz de obtener la respuesta deseada del testigo, y se agita por la sala, golpeándose a sí mismo en un intento de mentir. Afortunadamente, Carrey se entera en el último momento de que su cliente había mentido sobre su edad y había firmado el acuerdo prenupcial siendo menor de edad, lo que lo invalida.

Una vez que su cliente gana, arrebatando a los niños a su cariñoso padre, Carrey tiene otra crisis de confianza y le grita al juez que anule la decisión. Esto precipita la única parte creíble de la película, cuando el juez declara a Carrey en desacato al tribunal y lo mete en la cárcel.


Servicio de jurado

Las comedias judiciales más inverosímiles 6

Lo más increíble de esta película de los 90 de Pauly Shore es que está basada en Twelve Angry Men, una de las mejores películas de abogados que existen. El servicio de jurado llega en el mejor momento para Tommy Collins (Shore), un stripper semidesempleado que vive en la casa rodante de sus padres. Cuando se llevan la autocaravana de viaje durante un mes, Collins y su chihuahua Peanut necesitan un nuevo lugar donde alojarse.

Afortunadamente, se trata de un caso importante que durará semanas, y el tribunal aloja a los miembros del jurado en lujosas habitaciones de hotel. Para mantener la habitación, Shore prolonga la discusión sobre lo que los otros 11 jurados creen que es una condena aplastante. Justo cuando los demás están más frustrados, Collins hace un descubrimiento importante que apunta a la inocencia del acusado. Se hace justicia, pero una vez más, Collins se queda en la calle.


Ensayo y error

Las comedias judiciales más inverosímiles 7

¿Quién dice que Michael Richards no tuvo carrera después de interpretar a Kramer en Seinfeld? No alguien que haya visto esta comedia legal de 1997, en la que Richards se hace pasar por un abogado defensor para encubrir a su amigo (Jeff Daniels) en una demanda colectiva por fraude porque Daniels se emborrachó demasiado en su despedida de soltero la noche antes de que empezara el juicio.

El problema, por supuesto, es que Richards, un actor, no sabe nada de leyes. Esto da lugar a escenas en las que Richards se mueve a tientas por la sala del tribunal, haciendo objeciones absurdas y pidiendo a los testigos que cometan perjurio para ayudar a su caso. En un momento dado, Daniels regaña a Richards diciéndole: "Yo no poso, no me pavoneo... no me burlo del sistema legal americano", a lo que Richards responde: "Tú tienes tu estilo, yo tengo el mío".


Plátanos

Las comedias judiciales más inverosímiles 8

En esta comedia de 1971, Woody Allen hace lo que cualquier hombre que se precie haría para impresionar a una mujer: mudarse a Sudamérica y convertirse en revolucionario. Después de que el líder de la revolución se vuelva loco, el personaje de Allen se reúne con su novia (¡que está impresionada!) e intenta volver a Estados Unidos, sólo para ser detenido y acusado de una serie de delitos extravagantes, incluida la traición.

Esto inspira una clásica escena de tribunal en la que Allen se defiende a sí mismo, corriendo dentro y fuera del estrado mientras actúa como abogado y testigo a la vez, mientras el juez ofrece de vez en cuando una débil advertencia como "ya basta". Finalmente, el juez ordena al alguacil del tribunal que ate y amordace a Allen, lo que no detiene su singular estilo legal. En la siguiente escena, Allen interroga a un testigo con un calcetín en la boca y atado a una silla. Aunque no podemos oír nada de lo que dice, consigue que el testigo admita: "¡Es verdad! Mentí".


Los Cazafantasmas II

Las comedias judiciales más inverosímiles 9

Evidentemente, esta no es del todo una comedia legal. Pero tiene quizás la escena de tribunal más absurda de cualquier película, comedia o drama, así que no podía excluirla de esta lista. El caso de la acusación era bastante sencillo: los Cazafantasmas cubrieron la ciudad de Nueva York de baba, provocaron un apagón en toda la ciudad y violaron repetidas órdenes de alejamiento para dejar de luchar contra los fantasmas.

A pesar de todo, el equipo se conforma con la representación de su amigo, un abogado fiscal interpretado por Rick Moranis, que concluye su alegato inicial con una súplica para que les dejen salir del atolladero porque "una vez me convertí en perro y me ayudaron". Más tarde, Bill Murray alimenta con frases a su abogado, llama "gatita" a la fiscal y proclama "a veces la mierda pasa, alguien tiene que lidiar con ella, ¿y a quién vas a llamar?". Lo más importante de esta escena es que un tarro de baba odia de verdad al juez (que no cree en fantasmas).

Cuando declara culpables a los Cazafantasmas y se pone a despotricar sobre su destrucción y su absurda creencia en los fantasmas, el limo burbujea y libera los fantasmas de dos hombres a los que el juez condenó a muerte años antes. Para solucionar el problema, el juez desestima el caso y deja que el trío destruya algunos fantasmas. Sólo... míralo.


El indomable Will Hunting

El indomable Will Hunting
El indomable Will Hunting no es una comedia jurídica, pero tiene una divertida escena en el tribunal. En ella, Will Hunting, interpretado por Matt Damon, intenta defenderse invocando un precedente legal de 1879. Will divaga y es interrumpido por el juez varias veces antes de ser condenado a prisión debido a sus numerosos cargos anteriores de los que se libró haciendo lo mismo.

En su alegato, Will utiliza varias frases que están fuera de práctica incluso en los foros jurídicos actuales y el fiscal le cuestiona el uso de una en particular. Al final, el juez le condena a prisión debido a sus antecedentes y le aconseja que utilice el inglés la próxima vez que se represente a sí mismo. Una gran película con una divertida escena en el tribunal.


Encuéntrame culpable

Las comedias judiciales más inverosímiles 10
Tomando la idea de Good Will Hunting de arriba y aplicándola a una película entera, no podemos aconsejar que nuestros clientes hagan esto, pero cuando se hace bien en una película, es humorístico y un tropo completo en películas de comedia legal o escenas específicas. Vin Diesel sobresale en esta comedia legal de 2006 como un mafioso, Jackie DiNorsico, que intenta actuar como su propio abogado en un tribunal después de estar disgustado con las acciones de sus abogados que le llevaron a tener una sentencia de 30 años debido a un delito de drogas no relacionado.

Basado en un caso judicial real, famoso por ser el caso judicial federal más largo de la historia de los Estados Unidos (¡21 meses!), United States v. Anthony Accetturo et al. RICO, Find Me Guilty utiliza testimonios reales de transcripciones judiciales para la mayoría de los diálogos de las escenas de la sala del tribunal.

A diferencia de la escena del tribunal de Good Will Hunting, el jurado decide con humor emitir el veredicto de inocente a favor de DiNorsico y sus amigos tras la actuación de DiNorsico como su propio abogado. Find Me Guilty cuenta con un reparto de lujo formado por Vin Diesel, Peter Dinklage, Alex Rocco y Annabella Sciorra. ¿Hemos mencionado que esta película está basada en un caso real? Sí. Porque lo es.

Foto del autor

Andy Gillin se licenció en la Universidad de California en Berkeley y se licenció en Derecho en la Universidad de Chicago. Es el socio gerente de GJEL Accident Attorneys y ha escrito y dado conferencias en el campo de la ley de lesiones personales de los demandantes para numerosas organizaciones. Andy es un abogado de homicidio culposo muy reconocido en California.