Uno de los hitos más difíciles para las personas mayores es decidir cuándo ha llegado el momento de dejar de conducir. A medida que envejecemos, ciertas acciones físicas y capacidades mentales importantes para las habilidades automovilísticas se vuelven inevitablemente más difíciles de manejar, lo que contribuye a un mayor riesgo de accidente.

Dicho esto, debido a su madurez, los conductores mayores suelen tener mejores hábitos de conducción que otros grupos de edad. Por ejemplo, es mucho menos probable que se vean implicados en un accidente por conducir ebrios, y mucho más probable que lleven puesto el cinturón de seguridad que cualquier otro grupo de edad. Y aunque 183.000 conductores mayores de 65 años resultaron heridos en accidentes en 2008, la mayoría de esos accidentes no causaron daños a otros conductores o pasajeros. Aun así, como cónyuge, hijo o amigo, el riesgo de que los mayores conduzcan una vez que la capacidad física o mental empieza a desvanecerse es demasiado arriesgado para ignorarlo, por incómoda que pueda resultar la conversación sobre la entrega de las llaves.

El objetivo de esta guía es servir como recurso para las personas que intentan comprender los riesgos asociados a la conducción a una edad avanzada, discutir opciones para complementar los cambios físicos o psicológicos y ofrecer fuentes alternativas de transporte si un conductor mayor decide dejar de conducir.

Riesgos

Los conductores mayores suelen considerarse seguros, ya que evitan riesgos innecesarios asociados a la imprudencia juvenil, pero los cambios físicos y mentales pueden convertir a los conductores seguros en conductores de alto riesgo. El Insurance Institute for Highway Safety, por ejemplo, descubrió que, aunque los riesgos son muy diferentes, los conductores mayores de 75 años tienen las mismas probabilidades de sufrir un accidente por kilómetro recorrido que los menores de 24 años, generalmente considerados el grupo de edad de mayor riesgo. A continuación se describen brevemente los cambios más comunes en la movilidad, la visión y el tiempo de reacción.

Movilidad

La edad al volante: Gestión de los riesgos de seguridad de los conductores mayores 1Síntomas:

  • Problemas para mirar por encima del hombro para comprobar el ángulo muerto.
  • Dificultad para mover el pie rápidamente entre los pedales del acelerador y del freno.

¿Qué hacer?

  • Pide a un médico que te recete medicamentos para la rigidez de piernas y/o cuello.
  • Elige un vehículo con transmisión automática, dirección asistida y frenos asistidos.
  • Siéntese al menos a diez pulgadas del volante para evitar lesiones por airbag.

Visión

La edad al volante: Gestión de los riesgos de seguridad de los conductores de edad avanzada 2Sympoms:

  • Molestias al conducir de noche debido a los faros de los vehículos que se aproximan.
  • Desdibujamiento de las señales de tráfico o de las líneas de circulación.

¿Qué hacer?

  • Visite anualmente a un oftalmólogo para actualizar la graduación de las gafas y comprobar si padece glaucoma.
  • Considere la posibilidad de limitar la conducción a las horas diurnas.

Atención o tiempo de reacción

La edad al volante: Gestión de los riesgos de seguridad de los conductores mayores 3Síntomas:

  • Experimentar mareos, convulsiones o pérdida del conocimiento.
  • Perderse o confundirse más a menudo al volante.

¿Qué hacer?

  • Planifique su ruta con antelación para evitar perderse en zonas extrañas.
  • Conduzca principalmente durante las horas diurnas, cuando los semáforos son más fáciles de ver y hay menos sorpresas.

Medidas para reducir los peligros de la conducción a edad avanzada

No siempre depende de la familia y los amigos de un conductor de alto riesgo hablar con alguien para que guarde las llaves para siempre. Al fin y al cabo, en parte es responsabilidad del gobierno mantener a salvo a todo el mundo, no sólo a las personas mayores. Ningún estado ha promulgado leyes que regulen la conducción basándose únicamente en la edad. Pero algunos estados han introducido nuevas normas para garantizar que los conductores a partir de cierta edad sigan siendo física y emocionalmente aptos para conducir antes de renovar el carné. Mientras tanto, las organizaciones locales están facilitando que los conductores de alto riesgo abandonen la carretera cuando es el momento adecuado.

Normativa gubernamental

  • La edad al volante: Gestión de los riesgos de seguridad de los conductores mayores 4Requisitos adicionales para renovar el permiso de conducir
    • California: No se renueva la licencia por correo después de los 70 años.
    • Maine: Prueba de visión requerida para cada segunda renovación después de los 40.
    • Maryland: Prueba de visión obligatoria a los 40 años y en cada renovación posterior.
    • Oregón: Revisión de la vista obligatoria cada 8 años después de los 50.
    • Distrito de Columbia: A partir de los 70 años, el conductor debe someterse a una prueba de visión y reacción, además de presentar una carta de aptitud de un médico.
    • Georgia: Prueba de visión obligatoria para conductores de 64 años o más.
    • Illinois: Los solicitantes de renovación mayores de 75 años deben realizar un examen de conducir.
    • Muchos estados prohíben la renovación a distancia a partir de cierta edad.
  • Resultados de los reglamentos adicionales: en su mayoría no concluyentes.
    • Un estudio mostró una reducción del 17% en el número de accidentes mortales de conductores mayores de 85 años en los estados que exigen la renovación del carné en persona.
    • Otro estudio demostró que en los estados que exigen pruebas de visión a los conductores mayores de 65 años, no se produjo ningún cambio en los accidentes mortales.

Alternativas a la conducción

  • Transporte público
    • Genial si se encuentra en un área metropolitana, pero no está disponible para las zonas rurales y algunas comunidades suburbanas.
    • Eficaz y rentable.
    • Los conductores jubilados pueden mantener la libertad de poder ir a cualquier parte sin tener que pedir ayuda.
  • Caminar
    • La mejor opción para las comunidades rurales y suburbanas pequeñas.
    • Mantenerse activo es una ventaja añadida a la hora de reducir los costes del seguro y los peligros asociados a la conducción.
    • Puede complementarse con taxis o viajes de amigos o familiares cuando sea necesario recorrer distancias más largas.
  • Ayuda de los programas comunitarios
    • Muchas iglesias y centros de mayores ofrecen un servicio de lanzadera para las personas mayores que necesitan transporte.
    • Estos programas son baratos (si no gratuitos) y fomentan la interacción con otros jubilados de la comunidad.

Mantener la conversación

Sugerir a un padre o cónyuge que deje de conducir puede ser un tema increíblemente delicado. Por primera vez desde la infancia, se está quitando una libertad asociada a la rutina diaria. Pero para los conductores de alto riesgo, la conversación es necesaria y puede llevarse a cabo de una manera que determine el mejor resultado para todas las partes.

  • Anime a un conductor de alto riesgo a realizar una autoencuesta sobre prácticas de conducción diseñada para indicar si sigue conduciendo de forma segura.
  • Presentar alternativas viables a la conducción que mantengan la sensación de libertad del conductor de alto riesgo.
  • Crear un plan diseñado para introducir progresivamente las normas de conducción autoimpuestas.
  • Abridores de conversación
    • Un accidente o una situación cercana.
    • Cambios en la salud.
    • Mayor tendencia a perderse.
  • Anticipar las reacciones
    • Según encuestas recientes, menos de una cuarta parte de los adultos mayores se sintieron deprimidos tras la conversación, y menos del diez por ciento se enfadaron.
    • A muchos conductores mayores les preocupa convertirse en una carga y perder libertad social.
  • Si un conductor se niega a escuchar, es útil conseguir el apoyo de un médico o de un especialista en rehabilitación de la conducción.

Por favor, envíe un correo electrónico a GJEL Accidentes Abogados en benb [at] gjel [dot] com con historias acerca de sus propias experiencias de navegación de su padre, cónyuge o amigo de la transición fuera de la conducción cuando se hizo demasiado difícil.

Recursos adicionales

AAA Mayores

NHTSA Conductores mayores

PREGUNTAS Y RESPUESTAS DEL IIHS: Conductores mayores

Estado por estado: Leyes de conducción en todo el país

Créditos de las fotos: EmploymentCrossing, Kess, guydonges, rfernand

Preguntas frecuentes sobre la seguridad de los conductores mayores

¿Qué es lo que más puede influir en la seguridad de los conductores mayores?

A medida que envejece, su capacidad para conducir puede verse afectada por cambios en su cuerpo, como rigidez en las articulaciones y los músculos, problemas de visión o audición, tiempo de reacción y reflejos más lentos y el uso de determinados medicamentos. Estos cambios pueden afectar a sus habilidades al volante, dificultándole frenar con seguridad, girar la cabeza para mirar atrás o reconocer lugares familiares. Para abordar estos problemas, tenga en cuenta lo siguiente:

- Habla con tu médico sobre cualquier dolor, rigidez o artritis que afecte a tu conducción. Es posible que necesites mandos manuales para los pedales del acelerador y del freno si tienes problemas en las piernas.

- Si tiene 60 años o más, acuda a su oftalmólogo cada uno o dos años para que le examine la vista con dilatación de pupila. Si necesitas gafas o lentes de contacto para ver de lejos mientras conduces, asegúrate de que tu graduación está actualizada y es correcta.

- Hágase revisar la audición al menos cada tres años a partir de los 50 años, o con mayor frecuencia si ha estado expuesto de forma crónica a ruidos fuertes o presenta otros factores de riesgo de pérdida auditiva.

- Pregunte a su médico o farmacéutico si alguno de sus problemas de salud o medicamentos puede hacer que no sea seguro para usted conducir.

- Si padece demencia o enfermedad de Alzheimer, es posible que tenga que dejar de conducir a medida que empeoren su memoria y su capacidad para tomar decisiones.

- Los familiares y amigos deben vigilar la capacidad de conducción de la persona y tomar medidas en cuanto observen un posible problema.

- Colabora con su equipo sanitario para que la persona sepa que ya no es seguro seguir conduciendo.

Si es consciente de las posibles repercusiones del envejecimiento y de la medicación en la capacidad de conducir y toma medidas proactivas para abordar estos problemas, podrá mantener su independencia y seguridad en la carretera.

¿Cuáles son las señales de que un conductor maduro no debe seguir circulando?

A medida que las personas envejecen, hay varios factores que pueden afectar a su capacidad para conducir con seguridad. La rigidez de las articulaciones y los músculos, las deficiencias visuales y la pérdida de audición son algunos de los problemas más comunes que pueden afectar a los conductores de edad avanzada. Además, algunos medicamentos pueden causar somnolencia, aturdimiento u otros efectos secundarios que pueden hacer que la conducción no sea segura. Los tiempos de reacción y los reflejos más lentos también pueden ser un problema con la edad.

Es importante que las familias y los amigos estén atentos a las señales que indican que un ser querido mayor puede tener dificultades para conducir. Por ejemplo, varios accidentes de tráfico o casi accidentes, un aumento de las multas o advertencias de tráfico, comentarios de vecinos o amigos sobre conducción errática o ansiedad por conducir de noche. Los problemas de salud también pueden afectar a la capacidad de conducción, y un médico puede recomendar modificar los hábitos de conducción o dejar de conducir por completo.

Si te preocupa la capacidad de conducción de un ser querido mayor, tal vez quieras observar cómo conduce o pedirle que considere la posibilidad de hacer una autoevaluación de su conducción. Puede ser una conversación difícil, pero es importante para la seguridad de todos en la carretera.

Foto del autor

Andy Gillin se licenció en la Universidad de California en Berkeley y se licenció en Derecho en la Universidad de Chicago. Es el socio gerente de GJEL Accident Attorneys y ha escrito y dado conferencias en el campo de la ley de lesiones personales de los demandantes para numerosas organizaciones. Andy es un abogado de homicidio culposo muy reconocido en California.